martes, 11 de mayo de 2010

HOMENAJE AL PROFESOR VICTOR MORALES LEZCANO

Hace unos días se celebró uno de esos actos de homenaje en el que todo lo que se dijo podría haber resultado políticamente correcto, pero nada más lejos de la realidad. Desde un primer momento el acontecimiento supo adquirir ese matiz de sinceridad que otorga la incorporación de lo anecdótico, cuando todo lo anecdótico es esencial para determinar la trayectoria vital y profesional de una persona.
Las experiencias vividas en común hacen que nada pueda ser fatuo o superficial. Cada experiencia es una visión del otro que enriquece a todos. Ese matiz fue observado por todos y cada uno de los que se sentarón para poner voz al reconocimiento que todos los allí presentes queríamos dar al homenajeado.
Seguramente me habéis leído en varias ocasiones en relación al profesor Víctor Morales Lezcano. Sin embargo, sólo quien se ha acercado a su vida y obra sabe que la tarea de este profesor e investigador ha dado mucha luz a La historia entre España y el Magreb. La comprensión de las relaciones entre estos dos mundos pasa necesariamente por su extensa y estructurada obra.
En el acto homenaje al Profesor Emérito de la Universidad Nacional de Educación a Distancia Víctor Morales Lezcano, organizado por la Asociación Cultural Larache en el Mundo en colaboración con el Centro Hispano Marroquí y la Consejería de Empleo, Mujer e Inmigración, participaron académicos y amigos del Profesor. Estuvieron allí Hipólito de la Torre Gómez, Catedrático de Historia Contemporánea de la UNED y paciente sufridor de Víctor con el que ha compartido durante años su despacho - ¿o valdría mejor decir la réplica del Camarote de los Hermanos Marx?-; Carmen Ruiz Bravo Villasante, Catedrática del Departamento de Historia e Islam de la Universidad Autónoma de Madrid y compañera de Víctor cuando todavía existía aquello de los penenes en una de las épocas más estimulantes de la historia de nuestro país; Adnan Mechbal, Maitre de Conference de la Universidad de Angers y doctorando que fue del Profesor; y el Presidente de la Asociación Cultural Larache en el Mundo, Sergio Barce. Todos ellos presentados con mucho afecto y simpatía por el hispanista marroquí, Mohamed Chuirdi.
Entre un numeroso grupo de asistentes que superaba el aforo de la sala, se encontraban personalidades académicas de Francia, España y Marruecos, personalidades diplomáticas como el embajador de Túnez, historiadores, escritores, arabistas, colaboradores, amigos y familiares. Todos  los presentes nos fundimios en un cálido aplauso cuando la Asociación Larache en el Mundo hizo entrega de una placa conmemorativa al Profesor.
Después de un acto franco y en puridad, merecido homenaje, quisiera añadir a este reconocimiento mi modesta aportación.
He sido alumna, discípula y colaboradora del profesor, y creo estar en condiciones de poder señalar aquí su ilusionante tarea en favor de las nuevas generaciones de universitarios entre las que hace unos pocos años me encontraba. Su infatigable labor para facilitarnos el acceso a espacios de intercambio, de conocimiento y de promoción, su espíritu innovador, a veces osado en su inquietud por formar a futuros investigadores de raza, batallando contra lo invencible, relativizando la eficacia del sistema, luchando contra viento y marea por la libertad de cátedra  por un concepto abierto de enseñanza integral,  quisiera pensar que lo ha conseguido con muchos de nosotros.
Y es que el profesor Víctor Morales nos es un profesor al uso mediterráneo, muy por el contrario está más en la línea anglosajona del teacher que no se conforma si no estimula la curiosidad y la inquietud del alumno (¡siempre tan dispuesto a ofrecer!)
Personalmente he recibido mucho del Profesor. Cuando me licencié en la Universidad de Granada apareció en mi carrera profesional como de repente, en medio de un deambular a la búsqueda de un director de tesis que nunca llegaba. No sé por qué, me decidí a investigar el mundo de las fuentes orales para acercarme a la historia contemporánea de los bebereres. Y ahí empezó todo. Podía haberme quedado en mi ciudad, con un título en la pared, trabajando de cualquier cosa que nada tuviera que ver con el esfuerzo realizado durante mis años de estudio. Sin embargo, el Profesor me insistió para que viniera a unas jornadas sobre migraciones y entonces, me dejó quedarme. Debió ver en mi la permeabilidad de quien desea absorber cosas nuevas, nuevos conocimientos, nuevas experiencias, y aquel gesto lo entendí como una apuesta que hacía por mí.
Yo no podía fallarle -aunque la perfección no existe-. Siendo como soy de fácil estímulo, su apuesta, se convirtió en la mía. Y aquí estamos. El profesor, al que respeto y admiro, al que escucho siempre como si fuera la primera vez, se ha convertido en una experiencia privilegiada que me gusta cuidar al abrigo de una sala de conferencias, en el sillón de mi casa bajo la luz de mi mesa de trabajo y recorriendo los párrafos de sus escritos o frente a una copa de vino  en entrañable conversación con él.
Gracias Profesor, ojalá pueda pagarte algún día tu confianza con la satisfacción de ver ,lo que tan generosamente me has ofrecido, ha hecho mella en mi.

OS RECOMIENDO LA GALERÍA FOTOGRÁFICA  DE LARACHE EN EL MUNDO EN EL ENLACE A ESTA ENTRADA
Primer fotografía: El Profesor Víctor Morales Lezcano en su alocución de agradecimiento durante el Homenaje que tuvo en su honor el pasado sábado 8 de mayo
Segunda fotografía: en la mesa Sergio Barce Gallego, Adnan Mechbal, Hipólito de la Torre, Carmen Ruiz Bravo y el director del Centro Hispano Marroquí
Tercera fotografía: el Profesor Víctor Morales Lezcano
Cuarta fotografía: Víctor Morales y yo en la Plaza de África en Tunez capital

2 comentarios:

ange dijo...

Hola soy angie la Vicepresidenta de Larache en el Mundo y despues de leer este precioso artículo tengo que decir que hay un pequeño error que es fácil de subsanar y que se refiere a quien hizo la entrega de la placa al profesor Victor Morales y no fué el Centro Hispano Marroquí sino la Asociación Larache en el Mundo
Gracias por todo.
Un saludo
angie

Anónimo dijo...

gracias por la rectificación... inmediatamente quedará corregida.